viernes, 5 de noviembre de 2010

¿A qué huele la sangre?


¿Sabe a metal la boca del estómago?
Pero todo huele a esponjas húmedas
si muerdes sangre.
.
Y estos ojos azules de juventud preñada.
El hierro en las uñas afiladas
con leones y restaurantes abiertos tres siglos.
.
.
(Yo también la echo de menos.
Cómo recitaba las eses
y presumía de marfiles alineados
como constelaciones
en nacionalismos que se hacen trenzas
negras
como los lunares prohibidos.
.
Dónde estás.)
.
.
¿Y ahora?
Ésta pone los ojos así
cuando habla de soledad, muerte y locura.
.
Insultante otoño
del rojo granada y marrón esparto.
Pero todavía estamos verdes
y nos ahoga el plomo de batallas naturales
perdidas
que nacerán mañana.
.
.
( 8 )
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Por lo demás no ha cambiado nada, pero nada sigue igual.

3 comentarios:

Lady Day dijo...

La sangre huele a muerte. Huele a cosas malas.

Y echar de menos es normal. No puede vencerte el cambio.

Trompetas y un tambor.

LadybesoparaPato.

[H/C]--(S) dijo...

Y estos ojos azules de juventud preñada.


Eres increíble chica.

Quizá dijo...

Es genial.... el texto es enial... =)